Turismo de balnearios, una moda que te renueva por dentro y por fuera


Si buscas relajación como la clave para tus vacaciones, lo ideal es que busques algún balneario donde puedas disfrutar los servicios de spa o tratamientos que te hagan desconectar a la vez que conseguir un buena desconexión para tu cuerpo y mente durante algunos días.

Hace varias décadas, los balnearios se llenaban con personas que padecían diferentes afecciones y buscaban un agua que curase sus dolencias. En la actualidad, este espacio se ha convertido en un destino para parejas y familias que optan por la cultura del relax y el descanso.

Razones para hacer una escapada a un balneario

Aunque prácticamente todas las provincias españolas disponen de oferta de balnearios, muchos de ellos están situados en enclaves naturales, de forma que se organizan excursiones y rutas. Sin duda alguna, los balnearios en Cantabria son una excelente propuesta para esas vacaciones de las que estamos hablando. A continuación, te damos motivos para mimarte durante unos cuantos días.

1. Descanso

El balneario te permite recargar las pilas al 100 %, tanto los baños termales como los tratamientos que ofrecen este tipo de alojamientos están pensados para relajar el cuerpo. Realmente, el ritmo de vida que llevamos tan acelerado hace que decidamos alejarnos del estrés y la rutina para elegir un lugar apartado que nos permita relajarnos del agotamiento físico y mental.

2. Tratamientos específicos

Los balnearios se han convertido con el paso del tiempo en una excelente fuente de salud. Las aguas termales nos ayudan a cuidar e hidratar la piel en épocas de calor y frío intenso. Las diferentes propiedades terapéuticas que poseen son recomendadas por un gran número de médicos. Además, la mayoría de estos lugares ofrecen otros servicios como la fangoterapia y tratamientos que garantizar el bienestar y salud de sus clientes.

– Beneficios físicos

Gracias a los tratamientos naturales que ofrece el balneario se logra mejorar las dolencias y una mayor relajación muscular. Las terapias basadas en agua consiguen mitigar el dolor muscular y las articulaciones, aumentan la flexibilidad de los músculos, aceleran el metabolismo y tienen efectos antiinflamatorios, entre otros.

– Beneficios psicológicos

Cuando uno tiene tiempo para sí mismo y se puede centrar en el cuerpo se olvida del exterior y se siente mucho más relajado. Con los diversos tratamientos, las tensiones emocionales desaparecen porque la mente también se relaja.

3. Contacto con la naturaleza

Las aguas termales se utilizaban por los antiguos árabes y romanos por ese motivo, los balnearios se suelen encontrar en entornos naturales que nos facilitan disfrutar de la naturaleza y la posibilidad de hacer turismo cultural.

4. Vacaciones en familia

Las familias pueden optar por disfrutar en los balnearios porque algunos de ellos tienen actividades pensadas para los más pequeños. Se incluyen talleres como ludoteca, piscina de toboganes o incluso actividades educativas en la naturaleza. Hay algunos que incluyen diversos talleres de salud y aventura adaptados a diferentes edades.

Finalmente, cabe destacar que en algunos balnearios también se preocupan de ofrecer dietas equilibradas que junto con sus tratamientos ayudan a que el cuerpo esté mucho más vital.