Préstamos rápidos: ¿Qué son?


Los préstamos rápidos son un tipo de producto financiero que fue creado hace unos años. Generalmente, este tipo de financiación se gestiona de manera online. Por ese motivo, han tenido un gran éxito, y cada día más personas confían en esta clase de préstamos para resolver sus imprevistos o financiar sus proyectos. Pero, además de esto, ¿qué son los préstamos rápidos?

¿Qué es un préstamo rápido?

Un préstamo rápido es un servicio financiero que puedes solicitar a través de Internet en la mayoría de casos. Este tipo de préstamos te ofrecen una cantidad de dinero (que variará en función del prestamista), a devolver en una serie de plazos. Además, como lo solicitas desde casa, ya no es necesario pasar por papeleos, largas colas, esperas interminables…

La mayoría de las empresas que ofrecen créditos rápidos han decidido que Internet sea el lugar donde las personas puedan encontrar sus servicios. De esa forma, pueden llegar a personas de muchos lugares sin hacerles desplazarse para solicitar su dinero.

¿Es un préstamo rápido una buena opción?

La principal ventaja de solicitar un préstamo rápido, si lo comparamos con solicitar un préstamo personal tradicional a un banco, es que no necesitas desplazarte. Generalmente, los préstamos bancarios requieren una solicitud física, y más si se trata de grandes cantidades. Pero con un préstamo rápido puedes solicitar tu dinero desde el sofá de casa, de forma privada.

Por otro lado, nos encontramos con los requisitos. Aunque, obviamente, los préstamos rápidos tienen sus requisitos, son mucho más flexibles que los requisitos de los préstamos tradicionales. Para empezar, en muchas ocasiones se facilita este tipo de préstamo a personas sin nómina o sin aval, o que estén en un registro de morosidad.

Antes de solicitar tu préstamo rápido, haz cuentas

Cuando solicites tu préstamo rápido, debes tener en cuenta algunos puntos importantes. A continuación, te mostraré dos factores clave que determinarán al 100% el coste que tendrá tu préstamo rápido.

Plazo de devolución

Es posible que, cuando estés calculando el préstamo, te des cuenta de que una mensualidad más baja podría ser más cómoda para ti y tu familia. Sin embargo, debes tener mucho cuidado con esta “comodidad”.

Cuanto más alto sea el plazo de devolución del préstamo, es decir, cuanto más baja sea la mensualidad que pagas, más intereses terminarás pagando al final. Por lo tanto, aunque te parezca que mes a mes estás “ahorrando”, la realidad es que estás tirando bastante dinero. Por lo tanto, cuando elijas tu préstamo, establece la mensualidad más alta que puedas permitirte, y ahorrarás a la larga.

Tasa de interés

La tasa de interés que tenga el préstamo es lo que marcará cuánto te costará solicitar ese préstamo. Por lo tanto, debes tener muy presente fijarte en los números que acompañan a las siglas TIN y TAE.

Recuerda que la TAE es el coste total del préstamo (comisiones + intereses) mientras que TIN representa únicamente los intereses. Para tener una cifra que comparar entre