Estantería de madera o de metal: ¿Cuál prefieres?

Estanterías de madera

Las estanterías son, sin duda, un buen punto de partida para empezar a dar vida a las paredes de nuestra casa.

La clave del éxito en este campo es echarle tanta imaginación como puedas, pero para partir de un punto de seguridad, en este post te daremos algunos consejos sobre materiales y diferentes opciones para que consigas lo que buscas.

La madera y el metal son quizá los materiales más usados en este campo de la decoración, y decantarte por una estantería de madera o una de metal depende principalmente del estilo y diseño del lugar en el que colocarás la estantería.

Estanterías de madera

La madera ha sido tradicionalmente el material más utilizado para hacer muebles de todo tipo, también estanterías. Características como la resistencia que ofrece al uso y al paso del tiempo y la calidez que aporta al hogar convierten la madera en un material excelente para usarlo en mueblería.

Diferentes modelos de estantería de madera

La madera se puede cortar, pintar o agujerear fácilmente, lo que nos abre un mundo de posibilidades a la hora de hacer o comprar una estantería para la pared.

Láminas de madera a modo de baldas. Simple y elegante. Este modelo de estantería da amplitud. Además, las diferentes opciones a la hora de colocar las baldas te permitirán colocarlas en el lugar de la pared que más te convenga.

Estantería de almacenaje. Una estantería que vaya desde el suelo hasta el techo a modo de columnas es una buena opción para colocar y almacenar libros o incluso, si el espacio que vas a usar es la cocina, te servirá perfectamente como almacén de alimentos.

Estanterías de metal

El metal es un material utilizado prácticamente en todo lo que construimos actualmente. Es resistente y muy fácil de limpiar, con lo que su uso para estanterías es muy recomendado.
La madera da algo más de margen a la hora de trabajarla, pero en cuanto al metal, lo mejor es adquirir las piezas que necesitas ya terminadas y darles en casa un último toque personal para que encajen como deseas en la pared que vas a llenar.

Diferentes modelos de estantería de metal

Como en el caso de la madera, el metal puede utilizarse para conseguir estanterías con el mismo diseño: de baldas o estanterías de cuerpo entero. Pero sí que es cierto que, por su ligereza, podemos, en ocasiones, ir un paso más allá que con la madera.

Estanterías de techo. Este modelo de estantería es más decorativo que práctico. Pero, en cualquier caso, y si no la cargas con mucho peso, puedes almacenar desde libros a cualquier objeto decorativo que se te ocurra.

Estanterías en el baño. El baño es un espacio de la casa en el que la madera sufre más de la cuenta. La humedad que se acumula hace que las estanterías de metal especialmente tratado para ese ambiente cobren más protagonismo.

Las estanterías son, en general, una opción magnífica para darle personalidad a una casa. Utilizar la madera o el metal para obtener diferentes tipos de estanterías es un camino divertido que puede hacer de tu hogar un lugar maravilloso.