Comer saludablemente en la cuesta de Enero


Cuando estamos en Enero, o como más la conocemos, en la tradicional cuesta de Enero, comer bien y de manera saludable se muestra como una de las cosas más importantes para deshacerse de esos kilos de más que cogimos durante las Navidades, y para tratar de recuperarnos de los excesivos gastos realizados.
Y es que cuando un nuevo año comienza, es inevitable no pensar en lo mucho que hemos comido y en lo mucho que hemos gastado, poniéndonos como principal objetivo recuperarnos de ambas cosas. El problema es que no es nada fácil, y para conseguirlo hay que tener verdadera fuerza de voluntad.
Nuestro primer consejo para ambas cosas es comer de manera saludable, y es que te permitirá recuperar la forma y además ahorrar algo de dinero al realizar la compra. Y es que al contrario de lo que mucha gente piensa, comer sano es mucho más económico que comer de mala manera.
Lo único que necesitas es llevar una buena planificación y estar mentalizado para ello. De modo que hemos realizado un post en el que te damos una serie de consejos que te lo pondrán lo más fácil posible.

Ten claro que vas a comer a cada día

Muchas veces uno de nuestros principales problemas es que no sabemos qué comer, y cuando llega la hora de meternos en la cocina acabamos haciendo lo primero que nos viene a la cabeza. Este es un grave error, por lo que lo más recomendable sería que a principio de cada semana te elaborases un menú equilibrado y saludable con el que tengas claro lo que vas a comer cada día, tanto a la hora de la comida como de la cena.
Esto además de ahorrarte un sinfín de quebraderos de cabeza, te será de gran ayuda para comer lo mejor posible.

Utiliza las sobras

Si además de comer bien quieres ahorrar en tu lista de la compra, acostumbra a utilizar las sobras de un día para otro. Puedes aprovechar todo lo que te haya sobrado para hacer otras comidas y así sacarle el máximo partido.

Gasta lo que tienes

Antes de volver al supermercado a comprar, vacía tu nevera. Es habitual que tengamos en los cajones de nuestro congelador todo tipo de alimentos que se van acumulando porque no les sacamos partido. Que esto no ocurra, gasta lo que tienes, y después vuelve a comprar.

Compra sin hambre

Una de las claves para ahorrar cuando hagas la compra, es ir al supermercado cuando no tengas hambre. Y es que si vas al supermercado antes de comer o con apetito, casi todo lo que veas por los pasillos te apetecerá y acabarás introduciéndolo en el carro. Compra cuando estés saciado y compra simplemente lo necesario. Di adiós a los antojos.

Guarda raciones individuales

Prepara raciones individuales y guárdalas en tu congelador. Esto te ayudará a que cuando tengas que comer puedas ir a lo fácil, sin tener que complicarte demasiado y pudiendo tener un ración ideal.